Acceso clientes
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
9 de septiembre de 2021

Instalación de mirilla digital y protección de datos

No existe infracción al limitarse en la mayor parte de las ocasiones a la mera observancia de la persona que está llamando a la puerta.

Se plantea reclamación por la instalación, por parte de un vecino del inmueble, de una mirilla digital con capacidad de grabación y toma de imágenes sin contar con el consentimiento informado de la junta de propietarios.

Entiende el reclamante que puede suponer una presunta afectación al contenido del artículo 6 RGPD, al tratarse de un presunto “tratamiento de datos” fuera de los casos permitidos por la normativa en vigor.

Alega el reclamado, que no niega los hechos, que las características de la mirilla digital permiten el tratamiento de datos de carácter personal en caso de pulsar el timbre de la vivienda momento en el que se obtiene un fotograma que es objeto de almacenamiento para su comprobación por el titular.

De manera que el dispositivo en cuestión hace las veces de mirilla tradicional, obteniendo imagen del mismo espacio físico que se observaría si mirásemos a través de la mirilla tradicional.

La AEPD señala que por derecho a la intimidad concebimos el respeto de la esfera personal y familiar de los individuos y la libertad y autodeterminación de su titular en ese ámbito privado, que implica también un poder de exclusión, consistente en impedir el conocimiento ajeno de la vida privada.

El derecho a la intimidad, en lo relativo a la afectación a la intimidad, no cabe mayor explicación que la zona de rellano o pasillo del inmueble, es una mera zona de tránsito, desarrollándose la privacidad en el interior de las viviendas.

La parte reclamante solo denuncia el hecho de la instalación del dispositivo no aportando prueba objetiva alguna sobre “tratamiento de datos” asociado a su persona, familiar (es) u otro vecino (a) del inmueble, fuera de los casos permitidos por la Ley.

Para la obtención de imagen (dato personal) de la afectada es necesario llamar al timbre del titular del dispositivo según argumenta el titular del mismo, momento en el que se puede obtener una grabación temporal de datos asociado a persona física identificada o identificable, siendo fácil de comprender que dada la presunta “mala relación” entre los mismos no se produzca tal acción.

Lo mismo ocurre con el dispositivo denunciado “mirilla electrónica” la mera instalación del mismo, no supone a priori un mecanismo de control de las entradas/salidas de los vecinos, ni menos aún un hipotético “tratamiento de datos”, ni está es la finalidad para la que se concibe este tipo de dispositivo.

En caso de un hipotético “tratamiento” estará justificado cuando resulte necesario para proteger los derechos e intereses del responsable del tratamiento y propietario de la vivienda, generalmente su derecho a la integridad física y su derecho de propiedad.

Por tanto, el criterio de la Agencia, es que si no existe una prueba objetiva, que acredite un uso desproporcionado con el dispositivo en cuestión, el mismo es acorde a la finalidad concebida, no pudiendo ordenar la retirada del mismo de su lugar de emplazamiento, al no existir infracción administrativa acreditada.

Resolución de 12 de agosto de 2021. AEPD

Instalación de mirilla digital y protección de datos

No existe infracción al limitarse en la mayor parte de las ocasiones a la mera observancia de la persona que está llamando a la puerta.

09/09/2021
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
0 comentarios