Acceso clientes
  • Jurídico
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
4 de marzo de 2021

Falsificación de permiso de conducción internacional

Es competente la jurisdicción española aunque se desconozca el territorio estatal donde se falsificó el permiso de conducir.

Un conductor extranjero fue sorprendido por los agentes de la autoridad conduciendo su vehículo en España con un permiso de conducir internacional falsificado, por lo que fue denunciado. Condenado en por el Juzgado de lo Penal, la AP la revoca al entender que, dado que se desconocía si el permiso se había falsificado en el extranjero o en España y que, a los efectos de la competencia extraterritorial prevista en el art. 23.3.f) LOPJ, el tipo de falsificación de documento de identidad no abarca la falsedad de permiso de conducir extranjero.

Recurre el Ministerio Fiscal, quien justifica ampliamente su interés casacional por oposición a la doctrina jurisprudencial reiterada y consolidada de esta Sala Segunda, que expresa que no solo la falsificación de los documentos de identidad «stricto sensu», que tienen por objeto especifico acreditar la identificación de sus titulares, como sería el caso de las tarjetas de identidad o de los pasaportes, perjudican los intereses del Estado, sino también la falsificación de documentos identificativos en general y de los documentos que acreditan el ejercicio de derechos, como sería el caso de los documentos de permisos de conducción de vehículos de motor.

También argumenta el Ministerio Fiscal que la reforma introducida por la LO 5/2010 en el art. 399.3 CP, al establecer el carácter delictivo y la persecución en España de la falsificación de certificaciones oficiales de escasa trascendencia jurídica (por remisión del art. 399.1 al art. 398) aunque hayan sido falsificadas en el extranjero si son utilizadas en España

Señala la Sala que es obvio el interés del Estado español en la autenticidad del documento que autoriza a conducir por España al titular que consta en el mismo. Cuando menos, el mismo que respecto a los permisos de conducir expedidos por la Dirección General de Tráfico. Y no sólo por cuanto se trata de documento oficial reconocido en nuestro ordenamiento, sino por cuanto es interés primordial del Estado y de la sociedad española en su conjunto, contar con una efectiva seguridad vial.

El art. 23.3.f) LOPJ no requiere que el documento falsificado sea de identidad, en sentido estricto ni en sentido amplio, basta con que la falsificación perjudique directamente al crédito o intereses del Estado, e introducción o expedición de lo falsificado. Y aunque no conste el lugar de falsificación, en cuanto que ha sido utilizado en territorio español, necesariamente ha sido introducido; y el criterio del dominio funcional que se utiliza para atribuir la participación del acusado en la falsificación, igualmente determina su participación en la introducción.

Además, no existen indicios que conduzcan a afirmar que la falsificación se realizó fuera de España, mientras que por el contrario, partiendo del hecho incontestable de que el acusado lo tenía en su poder como única documentación a ese fin en Málaga, debe valorarse que vive en territorio español y es en él donde el permiso falsificado le resulta de utilidad.

STS (PENAL PLENO) DE 4 NOVIEMBRE DE 2020. EDJ 2020/718626

  • Jurídico

Falsificación de permiso de conducción internacional

Es competente la jurisdicción española aunque se desconozca el territorio estatal donde se falsificó el permiso de conducir.

04/03/2021
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
0 comentarios