Acceso clientes
  • Contable
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
29 de junio de 2021

Cómputo del plazo del art. 40 LAC en el caso de transformación de una EIP

No se interrumpe porque uno de los años no fuese EIP, al mantenerse el mismo auditor de forma ininterrumpida en todo el periodo.

La entidad a la que se refiere la consulta hasta el ejercicio 2013 fue una Caja de Ahorros, inscribiéndose en los registros oficiales correspondientes el 2 de julio de 2013 como fundación de carácter especial y desde el 14 de julio de 2014 como fundación bancaria, que tiene consideración de entidad de interés público (EIP).

La cuestión planteada se centra en si el ejercicio 2013, en el que la entidad era fundación de carácter especial y por tanto no EIP, a diferencia del resto de ejercicios que como entidad de crédito o fundación bancaria sí ostentaba tal consideración, podría descontarse del cómputo de los 10 años que comprende el período máximo de contratación establecido en el art. 40.1 LAC.

Señala el ICAC que la entidad ha sufrido una transformación, en primer lugar, de caja de ahorros a fundación de carácter especial, y, posteriormente, en el siguiente ejercicio, a fundación bancaria.

La transformación de fundación de carácter especial a fundación bancaria obedece a la aplicación de lo exigido por la Ley 26/2013, de 27 de diciembre, de cajas de ahorro y fundaciones bancarias, pudiendo entenderse que existe continuidad en el paso de un tipo de fundación a otra, entre los ejercicios 2013 y siguientes.

No se ha producido, por tanto, una interrupción en la realización de la auditoría por parte del mismo auditor a lo largo de todo el período 2010 a 2019, siendo únicamente la entidad la que ha cambiado su forma jurídica derivada de una reestructuración societaria exigida legalmente. De forma que la entidad únicamente en el ejercicio 2013 dejó de tener formalmente la consideración de EIP, al no tener tal naturaleza de acuerdo con la normativa de auditoría de cuentas.

De la literalidad de lo dispuesto en el art. 17.8 RUE, podría entenderse que se produce una interrupción en la duración del encargo de auditoría al dejar la entidad de tener la consideración de EIP en el ejercicio 2013, lo que conllevaría que, cuando la entidad tuviese nuevamente dicha consideración de EIP, se iniciase un nuevo periodo de contratación, desde cero, no que dejase de contar ese ejercicio en el cómputo del periodo máximo de contratación, como se indica por el consultante.

Sin embargo, se prevén excepciones para los casos de interrupciones esporádicas o de transformaciones, fusiones o restructuraciones societarias que se produzcan tanto por parte del auditor como de la entidad EIP. En estos casos, se señala que debe estarse al espíritu y objeto de la regulación sobre esta materia (limitación temporal contractual y rotación) cuya finalidad es evitar las amenazas de familiaridad por una relación prolongada que puedan comprometer la independencia de los auditores.

Así, si un auditor que viene auditando una EIP deja de realizar la auditoría en dicha entidad por un período inferior a 4 años (periodo de enfriamiento), en el caso de ser contratado nuevamente, el cálculo del periodo máximo de duración no se reiniciará desde cero, sino que se tendrán en cuenta a estos efectos los años anteriores en los que este auditor realizó la auditoría de esa entidad.

Para los casos de fusiones, transformaciones o reestructuraciones societarias, se entiende que en el cómputo del periodo máximo de contratación debe contarse desde el primer ejercicio en que el auditor realizó la auditoría de una de las entidades EIP intervinientes en la operación societaria de reestructuración.

Por tanto, el criterio recomendado por la guía CEAOB de aplicación a situaciones excepcionales de interrupciones esporádicas o transformaciones societarias es aplicable de forma análoga al caso ahora planteado, de forma que el auditor que venía auditando la entidad en cuestión desde el ejercicio 2010, podrá realizar la auditoría del ejercicio 2019 como último ejercicio del período máximo previsto en el art. 40 LAC, en el que finalizará dicho periodo, sin perjuicio de poder optar a la posibilidad de un periodo adicional máximo de cuatro años siempre que se nombre simultáneamente a otro auditor para realizar la auditoría conjunta de dicha entidad, tal y como se prevé en el art. 40.1 LAC.

ICAC Consulta núm 1, BOICAC núm 124. Auditoría

  • Contable

Cómputo del plazo del art. 40 LAC en el caso de transformación de una EIP

No se interrumpe porque uno de los años no fuese EIP, al mantenerse el mismo auditor de forma ininterrumpida en todo el periodo.

29/06/2021
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
0 comentarios