Acceso clientes
  • Laboral
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
19 de noviembre de 2020

¿Es improcedente o nulo un despido por enfermedad?

No se puede asimilar toda enfermedad a discapacidad.

El TS estima que debe declararse la improcedencia del despido y no la nulidad cuando en la enfermedad no hay el menor elemento de juicio que permita considerar que pudiere tratarse de una limitación de larga duración que impidiere la participación plena y efectiva del trabajador en la vida profesional en igualdad de condiciones con los demás trabajadores, para poder asimilar dicha circunstancia a una discapacidad.

La cuestión jurídica es la de determinar si debe calificarse como despido improcedente o nulo la extinción de la relación laboral que tiene lugar en fecha 2-12-2016, de un trabajador que se encuentra en situación de incapacidad temporal desde 26-11- 2016. La sentencia de instancia entendió que el despido era nulo, siendo revocada en suplicación, que calificó como improcedente el despido objeto del litigio.

La Sala, siguiendo la doctrina del TJUE al respecto, entiende que el concepto de discapacidad comprende una condición causada por una enfermedad diagnosticada médicamente como curable o incurable, cuando esta enfermedad acarrea una limitación, derivada en particular de dolencias físicas, mentales o psíquicas que, al interactuar con diversas barreras, puede impedir la participación plena y efectiva de la persona de que se trate en la vida profesional en igualdad de condiciones con los demás trabajadores, y si esta limitación es de larga duración.

El que una persona trabajadora se halle en situación de IT a causa de un accidente trabajo, con arreglo al Derecho nacional, y que ésta sea de duración incierta, no significa que la limitación de su capacidad pueda ser calificada de duradera con arreglo a la definición de discapacidad mencionada por la Directiva 2000/78 (EDL 2000/90175), interpretada a la luz de la Convención de Naciones Unidas sobre personas con discapacidad.

Entre los indicios que permiten considerar que tal limitación es duradera figuran, en particular, el que, en la fecha del hecho presuntamente discriminatorio, la discapacidad del interesado no presente una perspectiva bien delimitada en cuanto a su finalización a corto plazo o el que dicha incapacidad pueda prolongarse significativamente antes del restablecimiento de dicha persona.

Para comprobar el carácter duradero, el juez o tribunal debe basarse en todos los elementos objetivos de que disponga, en particular, en documentos y certificados relativos al estado de dicha persona, redactados de acuerdo con los conocimientos y datos médicos y científicos actuales.

Por tanto, no cabe sostener que, con carácter genérico, toda decisión ilícita de la empresa, como lo es el despido no justificado, constituye una lesión de derechos fundamentales cuando se dé la circunstancia de que afecta a un trabajador que hubiere estado en situación de IT previamente. Para que el despido pueda ser calificado de nulo, por discriminatorio, es preciso que dicho trabajador sufra algún tipo de discapacidad en los términos expresados en la definición antes transcrita.

Y en el presente caso se trata de un trabajador que inicia un proceso de IT y es despedido a los seis días, sin que ni siquiera consten los motivos concretos de las dolencias que hayan podido motivar la baja médica, ni aparezca ningún otro dato que permita valorar mínimamente la posible discapacidad del trabajador en razón de tales dolencias.

STS (SOCIAL) DE 15 SEPTIEMBRE DE 2020 EDJ 2020/677576

  • Laboral

¿Es improcedente o nulo un despido por enfermedad?

No se puede asimilar toda enfermedad a discapacidad.

19/11/2020
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
0 comentarios