Acceso clientes
  • Fiscal
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
26 de junio de 2019

IP: Efectos de aceptación o repudiación de una herencia

Señala la DGT que cuando una persona acepta una herencia y se convierte en heredero, debe declarar en su autoliquidación los bienes heredados en todos los ejercicios en los que se haya devengado el IP, desde el fallecimiento del causante. Cuando repudia la herencia, no debe incluir los bienes correspondientes a la porción hereditaria repudiada, pues en ningún momento entraron en su patrimonio.

El padre del consultante murió hace 17 años sin hacer testamento. Los hijos del fallecido son los primeros herederos legales en la sucesión hereditaria. En su día no se liquidó el ISD ni, hasta el momento, se ha hecho aceptación de herencia. Debido a deudas del IBI a nombre del padre, algunos de los hermanos tienen pensado repudiar el derecho a heredar, de forma pura, simple y gratuita.

Considera la Dirección General que el hecho imponible del IP consiste en la titularidad por el sujeto pasivo, en el momento del devengo del Impuesto, de un patrimonio neto. En cuanto a la titularidad, debe atenderse a las normas sobre titularidad jurídica que resulten aplicables en cada caso, incluso las relativas a las disposiciones reguladoras del régimen económico del matrimonio y a la legislación civil aplicable en cada caso a las relaciones patrimoniales entre los miembros de la familia.

En el supuesto analizado (aceptación y repudiación de herencia), el precepto principal en relación a las normas de titularidad jurídica, es aquel en virtud del cual se establece que los efectos de la aceptación y de la repudiación se retrotraen siempre al momento de la muerte del causante.

Conforme a este precepto, cuando el llamado a suceder acepta la herencia y se convierte en heredero, su adquisición hereditaria se considera producida, sin solución de continuidad, en el momento del fallecimiento del causante. En consecuencia, es el heredero quien debe declarar, en su autoliquidación del IP, los bienes heredados (ya procedan de la repudiación o no) en todos los ejercicios en los que se haya devengado el Impuesto, desde el fallecimiento del causante.

En cambio, cuando repudia la herencia, no debe incluir los bienes correspondientes a la porción hereditaria repudiada, pues en ningún momento entraron en su patrimonio, sino que entraron directamente en el patrimonio del beneficiario de la repudiación con efectos desde la muerte del causante de la sucesión.

​Consulta DGT V229/2019 de 4 febrero de 2019. EDD 2019/12700

Fuente: Actualidad Mementos Fiscal​

  • Fiscal

IP: Efectos de aceptación o repudiación de una herencia

Señala la DGT que cuando una persona acepta una herencia y se convierte en heredero, debe declarar en su autoliquidación los bienes heredados en todos los ejercicios en los que se haya devengado el IP, desde el fallecimiento del causante. Cuando repudia la herencia, no debe incluir los bienes correspondientes a la porción hereditaria repudiada, pues en ningún momento entraron en su patrimonio.

26/06/2019
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
0 comentarios