Acceso clientes
  • Jurídico
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
20 de noviembre de 2018

Concurso de acreedores y legitimación activa de la concursada

El TS concluye que procede la devolución de las actuaciones a la sala de apelación a fin de que entre a resolver sobre el fondo del asunto por tener la concursada legitimación activa para interponer recurso de apelación con autorización de la administración concursal. Y ello por cuanto cuando se ejercitan acciones de contenido patrimonial es la concursada la que está legitimada.

La Sala señala que, respecto de los procedimientos iniciados después de la declaración de concurso por la concursada intervenida, con la preceptiva autorización de la administración concursal, si al tiempo de dictarse la sentencia de primera instancia se hubiera acordado la suspensión de facultades patrimoniales como consecuencia de la apertura de la liquidación, la administración concursal está legitimada para personarse e interesar la sustitución procesal de la concursada. Pero mientras no lo haga, persiste la legitimación procesal de la concursada.

Por tanto, una vez abierta la fase de liquidación, la representación de los intereses patrimoniales de la sociedad concursada corresponde a la administración concursal. Esta representación alcanza no sólo a la capacidad para obligar a la sociedad, sino también para reclamar sus derechos de contenido patrimonial, judicial y extrajudicialmente. Todo ello sin perjuicio de que la norma concursal legitime también a la propia sociedad para personarse y defenderse por sí sola y de forma separada a la administración concursal,

Lo que quiere asegurar la norma que sea la administración concursal la que valore la conveniencia de continuar el procedimiento pendiente y, en su caso, recurrir la resolución judicial que se hubiera dictado en el mismo, en atención a las consecuencias económicas que podrían derivarse para la masa del concurso. Pero permite que la propia concursada continúe con dicho procedimiento siempre que no ponga en riesgo la masa del concurso con eventuales costas y gastos procesales.

En casos como el presente, en que a la administración concursal le corresponde sustituir al deudor concursado en los procesos judiciales pendientes, pero hace dejación de esta función y con ello permite que la concursada continúe en la defensa de sus derechos patrimoniales objeto de litigio, el deudor concursado se encuentra de facto bajo el régimen previsto en el apartado 3 del art. 51 LC para los casos de intervención. Esto es, mantiene en ese pleito la capacidad procesal, pero su legitimación procesal queda condicionada al régimen de autorizaciones previsto en este precepto. Es lógico por ello que, una vez dictada la sentencia de primera instancia, para recurrir en apelación necesitara la conformidad de la administración concursal.

Por tanto, como el recurso fue interpuesto por la concursada con la autorización de la administración concursal, quien pudiendo no hizo valer la sustitución procesal, hay que considerar que estuvo correctamente interpuesto. La concursada estaba legitimada para sostener el recurso, con la autorización de la administración concursal, mientras esta no le sustituyera procesalmente.

STS Sala 1ª de 15 octubre de 2018. EDJ 2018/606867

​ 

  • Jurídico

Concurso de acreedores y legitimación activa de la concursada

El TS concluye que procede la devolución de las actuaciones a la sala de apelación a fin de que entre a resolver sobre el fondo del asunto por tener la concursada legitimación activa para interponer recurso de apelación con autorización de la administración concursal. Y ello por cuanto cuando se ejercitan acciones de contenido patrimonial es la concursada la que está legitimada.

20/11/2018
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
0 comentarios