Acceso clientes
  • Fiscal
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
11 de mayo de 2021

Responsabilidad tributaria del menor de edad

No cabe trasladar o extender la responsabilidad fiscal a un menor por carecer de capacidad de obrar y resultar inimputable por ministerio de la ley.

La AN había establecido que la responsabilidad solidaria podía ser imputada a personas menores de edad, cuando la actuación como causantes o colaboradores en la ocultación o transmisión de bienes o derechos que constituyan el hecho causante de la responsabilidad se hubiera llevado a cabo por medio de representante legal y por cuenta del menor.

Interpuesto recurso de casación contra la sentencia, señala la Sala que para que concurra el hecho habilitante de la responsabilidad se exige la concurrencia de dolo en la conducta; concepto que resulta ajeno al menor de edad, así como también de culpa; o toda posibilidad legal de ser causante o colaborador en una ocultación de bienes ni de perseguir finalidad alguna de sustraer los bienes a su traba o ejecución.

La responsabilidad no es puramente objetiva, exige un obrar malicioso con la finalidad de defraudar a la Hacienda Pública; atributo o elemento subjetivo del que, por definición, están excluidos los menores de edad.

Si bien el menor de edad ostenta capacidad jurídica, carece de capacidad de obrar, por lo tanto, considerar que la adquisición jurídica de la donación de la nuda propiedad de un inmueble en el patrimonio del menor, por razón de su capacidad jurídica, le inculpa, pese a la carencia de conocimiento, de comprensión y de voluntad del acto jurídico, supone objetivar la responsabilidad en contra del espíritu de la Ley.

El TS, por tanto, fija como doctrina que los menores de edad no pueden ser declarados responsables solidarios de deudas con Hacienda cuando se les impute ser causante o colaborador en la ocultación o transmisión de bienes o derechos del obligado al pago con la finalidad de impedir la actuación de la Administración tributaria y el negocio jurídico en virtud del cual se pretende la ocultación o transmisión se ha concluido por su representante legal, por cuenta de aquél, aunque adquiera éste en su patrimonio.

El dolo o intención que se exigen jurisprudencialmente para sustentar la posición de causante o colaborador en tal ocultación o transmisión -tanto en uno como en otro precepto sucesivamente reguladores de esta clase de responsabilidad solidaria en vía recaudatoria- no pueden ser atribuidos a quien, por ser menor, es legalmente inimputable, carece de capacidad de obrar y, por tanto, de concluir por propia voluntad negocios jurídicos, sin perjuicio de la titularidad que ostenta de derechos y obligaciones.

Por otra parte, la cesión de derechos reales sobre bienes inmuebles y la donación de estos (arts. 1280.1 y 633 CC) está sometida a la forma de la escritura pública, de suerte que es preciso, como requisito de validez -ad solemnitatem- , la intervención de un fedatario público, el notario, obligado por la ley y por el Reglamento Notarial a advertir a los contratantes de los vicios de que puedan estar aquejados los actos y negocios que celebren bajo la fe pública y autorizados por aquellos.

Aplicado lo anterior al presente caso el supremo estima el recurso, en tanto la sentencia impugnada considera que cabe que un menor de edad responda solidariamente de los hechos de otro, en este caso de un responsable subsidiario -la madre de la menor- por ser causante o colaborador en la ocultación o transmisión de bienes del obligado al pago con la finalidad de impedir la actuación de la Administración tributaria.

No obstante, señala el alto Tribunal que no se efectúa juicio alguno, en un sentido o en otro, sobre la legalidad y eficacia de los negocios efectuados ni sobre la subsunción de los hechos acreditados en el supuesto de responsabilidad solidaria del art. 131.5.a) LGT 1963 y, con posterioridad, en el vigente 42.2.a) de la LGT 2003. Se limita, al declarar que la presencia de un menor, como adquirente, no permite atribuirle, por la condición de tal, la responsabilidad que se le ha exigido, no ya al menor como adquirente, por medio de su padre y representante legal en el negocio traslativo en que supuestamente se materializó la ocultación o transmisión de bienes en fraude de acreedores -la Hacienda pública-, sino a su patrimonio, objetiva y abstractamente considerado.

STS (CONTENCIOSO) DE 25 MARZO DE 2021. EDJ 2021/520167

Fuente: ADN Fiscal

  • Fiscal

Responsabilidad tributaria del menor de edad

No cabe trasladar o extender la responsabilidad fiscal a un menor por carecer de capacidad de obrar y resultar inimputable por ministerio de la ley.

11/05/2021
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
0 comentarios