Acceso clientes
  • Civil
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
13 de septiembre de 2021

Reclamación por daños en inmueble industrial arrendado

La responsabilidad del arrendatario por daños no comprende el desgaste y deterioro natural por usos propios de la actividad del mismo.

Tiene origen el litigio en la demanda dirigida por la propietaria arrendadora de un inmueble destinado a una actividad industrial contra la arrendataria por los daños por el deterioro del terreno. Se estima en primera instancia, siendo revocada parcialmente en apelación en el sentido de rebajar la indemnización.

La demandante, ahora recurrente considera que el reconocimiento de los conceptos indemnizatorios rechazados por la sentencia recurrida procede de acuerdo con lo pactado en el contrato por lo que, al no entenderlo así, la sentencia no respeta el amplio margen de la autonomía privada que se reconoce en el ámbito de los arrendamientos para uso distinto del de viviendas. La cláusula controvertida del contrato decía literalmente: «El arrendatario responderá de los daños y perjuicios que se pudieran causar a terceros o al inmueble derivados de la actividad o de los elementos de todo tipo que pudiera tener instalados en el local.»

El Supremo, que desestima el recurso, declara que la interpretación literal del contrato , que tiene preferencia sobre los demás criterios de interpretación, no excluye la interpretación dirigida a identificar la intención común de las partes . Son claros los términos de un contrato cuando no dejan duda sobra la intención de los contratantes, pero eso significa que hay que comprobar la verdadera intención de los contratantes con todos los criterios de interpretación.

La atribución prevista en el contrato de responsabilidad al arrendatario por los daños causados en el inmueble no comprende el desgaste y deterioro natural  conforme a los usos propios de la actividad pactada en el mismo contrato. En el contrato de arrendamiento celebrado por las partes expresamente se contemplaba el destino del local a la actividad de la arrendataria, que se recogía de forma detallada.

La ahora recurrente imputó en su demanda el deficiente estado de los terrenos y los daños en las soleras de hormigón adosadas (y al lavadero y los vados de acceso) al trasiego de la maquinaria pesada empleada por la demandada y al apilamiento excesivo de los contenedores. Basó su reclamación en los arts. 1561, 1563 y 1564 CC, que consideraba aplicables tal y como se recogía en el contrato. Pero la sentencia recurrida, al valorar la prueba, concluyó que ni el tránsito ni el apilamiento excesivos han quedado acreditados y que, por el contrario, los daños cuya indemnización no estima proceden de que la instalación no era apta para el desarrollo de la logística de almacén de contenedores, dada la ineptitud del firme de la parcela para la actividad desarrollada.

Concluye la Sala, por tanto, que los daños discutidos no son daños imputables a la arrendataria  y al ejercicio de su actividad, pues su causa es la inaptitud del firme para la actividad para la que la arrendadora cedió voluntariamente su uso, y por tanto deben ser asumidos por ella, conocedora del destino para el que arrendaba la finca.

STS (CIVIL) DE 8 JULIO DE 2021. EDJ 2021/633220

  • Civil

Reclamación por daños en inmueble industrial arrendado

La responsabilidad del arrendatario por daños no comprende el desgaste y deterioro natural por usos propios de la actividad del mismo.

13/09/2021
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
0 comentarios