Acceso clientes
  • Mercantil
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
7 de junio de 2021

Contrato de fianza y dolo omisivo en el consentimiento de un cofiador

No es anulable por razón del engaño doloso provocado por la sociedad cofiadora y conocido por la prestataria.

El objeto de la controversia se centra en si el consentimiento contractual prestado por aquel en el momento de la firma del aval solidario de la operación del préstamo participativo concedido a la empresa adoleció de un vicio consistente en dolo omisivo, determinante de la nulidad de ese contrato de fianza en los términos del art. 1265 CC.

Señala la Sala, exponiendo su doctrina al respecto, que la fianza tiene una función de garantía del cumplimiento de una obligación ajena, que se cumple mediante la constitución de un nuevo vínculo obligatorio, distinto aunque accesorio de la obligación principal, que está dotado de contenido propio, y que cuenta con su propia y específica causa de garantía, sometiendo al patrimonio del fiador a la eventual acción ejecutiva del acreedor en caso de que el deudor principal, garantizado, no cumpla su obligación. El fiador no es deudor de la obligación garantizada, sino de la suya propia, lo que excluye la posibilidad de entender que exista una única relación obligatoria con dos deudores.

Por otra parte, la fianza, como en el caso de la litis, puede pactarse con el carácter de solidaria, no sólo en cuanto a las obligaciones de los cofiadores entre sí, sino también respecto de la obligación del deudor principal. Pero incluso en el supuesto de la denominada «fianza solidaria» no existe una obligación única con pluralidad de deudores, sino que subsiste la concurrencia de dos vínculos obligatorios de naturaleza distinta.

Además, en el caso de que se haya convenido la solidaridad entre los cofiadores, al doble vínculo obligacional anterior se añade el derivado de la relación jurídica subyacente entre los cofiadores por razón del pacto de solidaridad, que desenvuelve sus consecuencias en la relación interna entre aquellos en virtud del pago hecho por cualquiera de ellos al acreedor, en los términos previstos en la ley, en una proporción superior a la parte que le corresponda, a través de la correspondiente acción de regreso.

Por otra parte, el dolo, como vicio de la voluntad, aparece definido en el art. 1269 CC, conforme al cual «hay dolo cuando, con palabras o maquinaciones insidiosas de parte de uno de los contratantes, es inducido el otro a celebrar un contrato que, sin ellas, no hubiera hecho». Y el art. 1270 CC añade que «para que el dolo produzca la nulidad de los contratos, deberá ser grave y no haber sido empleado por las dos partes contratantes».

De esta regulación se desprende que el concepto legal del dolo, vicio de la voluntad, consta de dos elementos: a) una conducta insidiosa, que ejerza tal influencia sobre quien declara que su voluntad no puede considerarse libre; y b) que sea grave, es decir, que sea causa determinante del contrato en el que concurre. El concepto central que revela el art. 1269 CC es el de una «estratagema que se utiliza para que se produzca una percepción errónea en el otro contratante y por ello se considera que, en definitiva, el dolo induce a un error, si bien lo que se pone de relieve en este vicio de la voluntad no es tanto el resultado, sino la maquinación utilizada para llegar a él».

Aplicando la anterior doctrina al caso de autos, considera el TS que la AN, al estimar la demanda de la cofiadora y condenar al recurrente al pago de las cantidades reclamadas por el ejercicio de la acción de regreso de los arts. 1.145 y 1844 CC en virtud del pago hecho al acreedor debe ser revocado en la medida en que la reticencia dolosa era predicable de la sociedad prestataria y fue conocida por la cofiadora demandante.

STS (CIVIL) DE 3 MARZO DE 2021. EDJ 2021/515010

  • Mercantil

Contrato de fianza y dolo omisivo en el consentimiento de un cofiador

No es anulable por razón del engaño doloso provocado por la sociedad cofiadora y conocido por la prestataria.

07/06/2021
Redactado por: Redacción Espacio Asesoría
0 comentarios